Un equipo de estudiantes de Medicina de la UCV atiende en Filipinas a cerca de dos mil pacientes sin recursos

2_filipinas int1

Noticias ONDA3 | Redacción.- Un equipo formado por ocho estudiantes de cuarto curso del Grado en Medicina de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir (UCV) ha llevado a cabo un proyecto de cooperación sanitaria en Filipinas, coordinado por la Asociación Valenciana de Asistencia Sanitaria y Social Voluntaria (AVASSV), una ONG que preside el profesor Carlos Barrios, director del Instituto Universitario de Investigación en Enfermedades Músculo-Esqueléticas de la UCV.El trabajo ha consistido en realizar, durante las tres últimas semanas del mes de julio, atención médica a pacientes sin recursos económicos que no tienen cobertura sanitaria por parte del sistema público de salud filipino, según han indicado hoy a la agencia AVAN fuentes de la UCV.

“Estos pacientes, de todas las edades, presentaban afecciones respiratorias, hipertensión, enfermedades endrocrinológicas e infecciones, entre otras patologías, aunque la atención a enfermedades pediátricas ocupó la mayor parte de la labor diaria”, según las mismas fuentes.

El equipo de voluntarios ha estado compuesto por los estudiantes de la UCV Patricia Artigues, Carla Climent, Antonio Llombart, Rafael Mas, María Negueroles, José Luis Ortega, María Romero y Ernesto Tovar.

El voluntariado “se desarrolló primero en Marinduque, una pequeña isla al sur de la isla de Luzón, y más adelante en una de las ciudades más populares de Filipinas, Quezón City, próxima a Manila”. En el primer destino, los estudiantes de la UCV trabajaron en un polideportivo en el que, a modo de consultorio, diagnosticaban, trataban y dispensaban medicamentos donados por la AVASSV y por varias farmacias a las que solicitaron ayuda.

Según han indicado los estudiantes, “la mayor frustración que teníamos era la falta de recursos, ya que un enfermo, para poder acudir al hospital y pagarse las pruebas diagnósticas, iba a dejar sin comer a sus hijos”. Esto se sumaba “a la dificultad del idioma, pues aunque teníamos traductores y nos comunicábamos en inglés, se perdía mucha información por el camino”, han expresado.

“El último día, llegó una paciente que nos marcó el paso por Marinduque. Le traían dos personas casi a rastras, pues estaba sufriendo un ictus en ese mismo momento, y no teníamos buenos medios para poder atenderla. Quisimos llamar urgentemente a la ambulancia pero esa isla no tenía servicio, por lo que finalmente acudió la policía 40 minutos más tarde. Es una lástima no saber cómo terminó esta historia”, han relatado.

En Quezón City, los alumnos de la UCV trabajaron en una pequeña clínica en las que las Siervas de María atienden a los “barangays” (barrios pobres) de la zona. “Las enfermedades que vimos eran similares a la de Marinduque pero aquí teníamos más medios a nuestra disposición”. Sdemás, “durante nuestra estancia estuvimos acompañados por médicos de diversas especialidades que acudían uno o dos días a la semana”, han afirmado.

Una de las enfermedades con los que más trabajaron fue con la tuberculosis, en el marco de un programa que estas religiosas desarrollan desde hace años, y “cuya elevada incidencia pone de manifiesto la precaria atención sanitaria que se vive en Filipinas”.

Respecto a esta enfermedad, los voluntarios de la UCV han señalado que “el problema recae en la mala educación sanitaria del paciente, ya que cuando se encuentra mejor abandona el programa pensando que está curado, y esto que empeora la situación, ya que genera resistencia y se lo transmite al resto de la familia por las malas situaciones higiénicas en las que viven”.

Finalmente, los voluntarios han señalado que “donamos en esta región muchas de nuestras pertenencias, cosas que para nosotros son comunes pero para ellos tienen un gran valor” y que “abandonamos la clínica con la esperanza de que en un tiempo esta gran familia pueda recaudar lo suficiente como para convertirse en un hospital y con ganas de volver a ofrecerles todo lo que podamos”.

Asociación Valenciana de Asistencia Sanitaria y Social Voluntaria (AVASSV)

Desde su puesta en marcha en 1994, la Asociación Valenciana de Asistencia Sanitaria y Social Voluntaria, organización sin ánimo de lucro, ha desarrollado proyectos de cooperación internacional en Argentina, Bolivia, Perú, Ecuador, Nicaragua, Uganda, India y Filipinas.

En estas acciones, cerca de doscientos médicos y estudiantes han participado en la atención de más de 36.000 pacientes, 300 intervenciones quirúrgicas y varias toneladas de medicinas y equipamiento hospitalario donado.

Además de la asistencia social y sanitaria fuera de España, AVASSV realiza esta misma actividad entre los sectores de la población valenciana que viven situaciones precarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *