Un paseo por las gárgolas de Valencia (I)

6414827527_077bef36be_b

Reportajes ONDA3 | Ruben Tapias Parra (www.valenciabonita.es).- A lo largo y ancho de la ciudad, Valencia dispone de muchos encantos y atractivos, donde algunos de ellos despiertan un gran interés sin ninguna duda, como es el caso de hoy y que os presentamos a través de este artículo.

Antes de continuar, o mejor dicho empezar, cabe destacar una cosa. Existe la errónea costumbre de llamar “gárgola” a cualquier figura que represente monstruos o figuras grotescas en edificios, especialmente en iglesias medievales. Dichas esculturas de piedra son en realidad “quimeras”. Una gárgola es pues, en realidad, la figura de la parte sobresaliente de un caño destinado a evacuar el agua de la lluvia, por que como bien indica la etimología de la palabra “gárgola” proviene del frances “gargouille” (algo así como “hacer gárgaras” o “ruido que produce un líquido en un tubo”) y éste del latín gargărīzo, que a su vez deriva del griego hacer gárgaras.

A pesar de esto, Egipcios, griegos y romanos ya las incluían en sus majestuosas construcciones, donde sólo hasta mediados del Medievo aparecen las figuras de seres mitológicos o imaginados. En las civilizaciones antiguas, los arquitectos las utilizaban como un aditamento práctico, donde por ejemplo, en Egipto las esculpían en forma de león para que su fiereza protegiera las construcciones del Dios Seth y sus castigos en forma de tormetas.

Gárgola-Torres-Serrano-31

Así que, una gárgola es un ser imaginario, representado generalmente en piedra, aunque a lo largo de los siglos se ha podido ver esculpido en otros materiales, y que posee características, a menudo, grotescas o demoníacas y que por lo que nos respecta por saber, las gárgolas cumplían tres funciones básicas:

  • Desaguar los tejados.
  • Decorar dichos desagües buscando, por tanto, una finalidad estética.
  • Y una tercera, apoyada en creencias populares y leyendas, de que sirven para ahuyentar al demonio y otros espíritus del mal. Por lo tanto, eran guardianas de la Fe y protectoras de aquellos lugares donde estaban dispuestas.

gargola-catedral-valencia

Por cierto, durante la Edad Media, una época en la que la mayoría de los ciudadanos no tenía acceso a la educación,las gárgolas fueron aprovechadas para enviar un mensaje visual. Los patrocinadores de las grandes catedralesquerían que la gente creyera que las figuras amenazantes las protegían de los malos espíritus, o dicho de otro modo, que la Catedral era un lugar seguro y debían acudir a ella lo más frecuentemente posible. Influidos por los bestiarios de la literatura medieval, las creencias religiosas y las supersticiones, los maestros picapedreros dieron rienda suelta a su imaginación en las gárgolas y ya que seguramente serían puntos inalcanzables para el ojo humano, creyeron que no serían objeto de censura.

Y en lo que respecta a poneros un ejemplo entre una quimera o una “gárgola”, tenemos el mejor ejemplo en el Pont del Regne de Valencia, donde se podría decir que en realidad son quimeras y no gárgolas.

En lo que respecta a nuestra bella Catedral, existen las siguientes gárgolas dispuestas:

  • Dos en la parte superior de la Puerta del Palau, que representan animales fantásticos con alas.
  • Dos encima de la Puerta de los Apóstoles, que representan seres fantásticos alados y mostrando los dientes.
  • Cuatro en la fachada oriental por detrás de las dependencias que rodean por esa parte la girola (a la derecha de la Puerta del Palau), donde destacan la famosa mujer que sostiene sus dos grandes pechos (lujuria).
  • Un conjunto de gárgolas en la pequeña torre piramidal que protege la escalera de caracol que permite el acceso a las terrazas de la Catedral, donde destacan un animal con garras, una mujer con un velo sobre la cabeza y un monje u hombre con capucha.
  • En el Micalet o Miguelete existen también unas gárgolas donde hace unos años un colectivo se hizo eco de su mal estado.

En un próximo reportaje, seguiremos con éste apasionante tema de las gárgolas de la Ciudad de Valencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *