Un vehículo oficial de la Guardia Civil arde en Navarra

Nuevo susto con un vehículo oficial de la Guardia Civil. Ayer ardió en Navarra un coche del USECIC de Pamplona en plena carretera. Por fortuna, los guardias civiles no resultaron heridos.

vehiculo-oficial-guardia-civil-01

Se trata de un incidente más de estas características, achacable al pésimo estado en el que se encuentran los coches de la Guardia Civil. En este sentido, AUGC viene denunciando desde hace tiempo que los trabajadores del Cuerpo deben hacer su trabajo conduciendo sobre auténticas chatarras que en muchos casos suman más de 400.000 kilómetros, e incluso más de 500.000.

vehiculo-oficial-guardia-civil-03

Esta circunstancia hace que, al margen de la drástica reducción de la efectividad del trabajo de los agentes en dichos coches, sea su propia seguridad la que se ponga en riesgo.

vehiculo-oficial-guardia-civil-02Además, no sólo la mecánica se encuentra en condiciones claramente deficientes, sino que los propios habitáculos presentan una condición deplorable, con averías en los sistemas de aire acondicionado, asientos destrozados y otros despefectos.

Lamentablemente, no es el primer percance que han sufrido los compañeros por conducir vehículos en este estado. El pasado dos de mayo, dos agentes tuvieron que abandonar su coche en el término municipal de Granadilla de Abona (Tenerife) cuando detectaron que comenzaba a salir humo del motor. El coche fue devorado por las llamas.

En Alicante también se produjo un suceso similar el pasado mes de noviembre, cuando dos agentes que circulaban en un vehículo del cuartel de Villena tuvieron que salir del mismo en plena autovía al explosionar su motar y prenderse fuego.

Sin embargo, mientras que los guardias civiles deben realizar su trabajo en estas condiciones, la Guardia Civil saca pecho presentando un equipo que compite en rallys, como AUGC ha denunciado esta semana. Fue en Teruel, en el Rally Baja Aragón. Allí sí estuvieron presentes un flamante camión y un estupendo todoterreno tomando parte de la prueba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *