Valverde y Aduriz ahogan al Barça y le dan la Supercopa al Athletic

Javier Furió | Fotos: RFEF.- Tras un impresionante despliegue de fuerza y disciplina técnica, el Athletic de Bilbao ha ganado la Supercopa de España tras empatar a un gol con el FC Barcelona en el Camp Nou, en un partido en el que los de Ernesto Valverde han maniatado literalmente a los de Luis Enrique.

Y eso que el Barça comenzó el partido lanzado en tromba a por la remontada, con una ocasión marrada por Pedro con todo a favor, un disparo al larguero de Piqué y un pase para la galería de Iniesta que no encontró rematador. En los primeros minutos del partido, parecía que el Barcelona se iba a comer a los vascos.

Aduriz marcó su cuarto gol de esta Supercopa. Todo un hito. Foto: RFEF

Aduriz marcó su cuarto gol de esta Supercopa. Todo un hito. Foto: RFEF

Pero lo que son las cosas, los leones combatieron las ganas del FC Barcelona con orden y seriedad. Salvo las ocasiones del arranque, que no fueron entre los tres palos, lo bien cierto es que Gorka Iraizoz no tuvo apenas trabajo.

Lejos de amarrar el resultado, Valverde consiguió labrar a fuego en sus hombres el espíritu que él quiere para su Athletic, y los rojiblancos se iban para arriba a la primera oportunidad, con descaro. De hecho, en un error defensivo de los blaugranas, Eraso se quedaba solo delante de Bravo pero el tiro se le iba al lateral de la red. Aduriz esperaba en el corazón del área con la caña preparada, pero el cachorro eligió disparar y falló.

Tras el susto en el lado culé, el peligro volvió a la portería de los vizcaínos, pero no se materializó hasta el minuto 43. Una combinación entre Rakitic y Suárez la convirtió el uruguayo en una delicatessen al ceder de pecho a un Messi que entraba con todo y que materializó el primer -y único- gol del partido que anotó el argentino. Es todo lo que se le vió al diez del Barcelona en todo el partido, bien ahogado por Balenziaga, quien contaba con ayudas de Susaeta constantemente tapando literalmente al crack argentino en todo momento.

La receta del Athletic estuvo basada en la primera mitad en un gran orden defensivo, y en la segunda añadió dos ingredientes nuevos, presión y una pizca de descaro. Con la primera controló mejor el encuentro, y con el segundo decidió el torneo. De Marcos se fue de Mathieu, cedió a Aduriz y este estuvo a punto de marcar en el uno contra uno.

Pero la importancia de la jugada estuvo en lo que menos se hubiera esperado: Piqué se iba con gestos ostensibles a quejarse al linier al entender que el vasco estaba en fuera de juego y antes de que el catalán llegara hasta el trencilla, Velasco Carballo ya iba a por él con la tarjeta roja en la mano. Exagerada la decisión del colegiado que dejó helado incluso al propio Piqué, quien se iba a los vestuarios antes de tiempo.

Si la grada del Camp Nou hubiera estado poblada por la parroquia culé habitual, seguramente en ese momento hubieran comenzado a circular las tres cuartas partes de los espectadores, pero estaba claro que esta noche había mucho ‘turista’ en Can Barça.

Pero no se movió nadie del asiento: los locales no bajaban los brazos, todo lo contrario. Al Barça casi pareció sentarle bien la expulsión como revulsivo, sacando fuerzas de flaqueza con nuevo empuje, voluntad ofensiva suicida frente a los contraataques eléctricos del Athletic y la lucha de Aduriz, y sucedió lo que más se temía: El ex jugador del Valencia CF aprovechó un despiste de la defensa para marcar el empate y acabar, del todo, con las esperanzas de remontada. El ’20’ rojiblanco llama a las puertas de la Selección, cuyo máximo responsable, por cierto, estaba en la grada.

El último en sumarse al espectáculo fue el colegiado del encuentro que, quizás consciente de lo exagerado de la expulsión de Piqué, quiso compensar el error y se sacó de la manga una tarjeta roja al recién entrado Kike Sola -que acababa de sustituir precisamente a Aduriz- en un encontronazo totalmente involuntario del rojiblanco con Mascherano.

Ni Sola ni Piqué, por cierto, podrán jugar la primera jornada de Liga con los nuevos cambios en la normativa, al haber recibido tarjeta roja.

El Athletic Club de Bilbao celebra sobre el césped del Camp Nou su segunda Supercopa. Foto: RFEF

El Athletic Club de Bilbao celebra sobre el césped del Camp Nou su segunda Supercopa. Foto: RFEF

Pero todo estaba y dicho. El Athletic Club consigue, 31 años después, un nuevo título, la segunda Supercopa de España de su historia, y engrandece aún más el trofeo.

FICHA TÉCNICA

FC Barcelona (1, 0 en la ida): Bravo, Piqué, Rakitic (Sandro 66′), Sergio, Alves, Pedro (Munir 66′), Iniesta, Suárez, Messi, Mascherano, Mathieu

Athletic Club (1, 4 en la ida): Iraizoz, De Marcos, Balenziaga, Etxeita (Eleustondo 66′), Laporte, Gurpegi, Beñat (Rico 82′), Eraso, Bóveda, Aduriz (Sola 80′), Susaeta

GOLES: 1-0 Messi (43′), 1-1 Adúriz (73′)

El colegiado Velasco Carballo amonestó con amarilla a Bóveda, Eraso, Beñat y Adúriz por parte del Athletic y a Pedro y Mascherano por parte del FC Barcelona. Expulsó a Piqué y a Kike Sola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *