Vuelta a la censura

1censura-de-prensa

Por JAVIER FURIO GÓMEZ. Redactor Jefe de LA ONDA DE VLC. Webmaster de ONDA3.COM. 

… viene de la columna del periódico …  Y es que la primera medida de Google News, lejos de plegarse a los deseos de Gobierno y caciques mediáticos, lo que ha hecho es dejar de indexar las noticias de última hora… Así que no busque si ha ganado su equipo, porque si el partido acaba de terminar no va a salir ahí.

Pero una lectura más profunda nos traslada, como decía antes, a la censura franquista. El pueblo va a saber lo que unos pocos quieran que se sepa. Y no porque Internet, en su paternalista magnificiencia, permita la publicación de todo lo que sea legible, cierto o no -aunque también-, sino porque los medios digamos ‘pequeños’ no tienen grandes favores que agradecer y porque, las gentes que los pueblan, sufren como tantos españoles lo que los acomodados llaman crisis cuando no es más que la supervivencia -a lo grande- de los fuertes a costa de los débiles. Lo de toda la vida, vamos. La diferencia es que esas gentes de medios pequeños conocen la verdad, la ven a diario, la difunden y pueden hacer mucho daño a los que intentan hacer eterno este auténtico atraco a mano armada.

Pero no, no quiero que parezca esta columna un ataque frontal a la ‘prensa del régimen’, no solo a esos advenedizos, al menos. Hay muchos más. Hay la banca, a la que se inyectó una cantidad indecente de dinero y ahí están, declarando beneficios monstruosos pasada la tormenta y sin haber cumplido ni por casualidad aquello de ‘facilitar el crédito a los ciudadanos que lo necesitan’; hay las energéticas, que se pasan por el arco del triunfo las multas por ‘apañar’ los precios, gracias a sus amplios márgenes de beneficio porque, a todo esto… ¿Saben que ya han abonado ustedes con sobra aquel aumento del 11 por ciento que levantó las iras de todo el mundo? No se dejen engañar: Con los políticos retirados que pueden encontrar en los Consejos de las compañías eléctricas españolas, se podría montar otro Congreso de los Diputados. ¿Cómo no van a ocupar su lugar en el oligopolio? Alguien de una de esas compañías me decía que solo cerraban grandes acuerdos publicitarios con los ‘grandes grupos de comunicación’ del país… ¿Les suena? Pues con esto, señores, se cierra el círculo en el que entra el dinero, pero no vuelve a salir.
Y es que el monstruo se retroalimenta, como un gran dragón que se come lo que defeca para seguir creciendo, sumado eso sí a las viandas que va robando de fuera. Y si no se convencen aún, les propongo un sencillo experimento: busquen en Google -o consulten una hemeroteca, la que quieran- las cantidades que han salido de las arcas del Estado a los bolsillos de los corruptos en los escándalos Gürtel, EREs de Andalucía, Palma Arena, Cooperación (Rafael Blasco), Nóos, Púnica y lo que se sabe del caso Pujol. Y cuando las tengan, súmenlas. Revelador el resultado, ¿eh?
Pero obviamente, para que este círculo cerrado funcione, para que esto no se vaya al garete, hay algo que se torna absolutamente necesario: que nadie se entere. O que los que se enteren, podamos acallarlos, ahogarlos, que no puedan resistirlo y no puedan hablar. ¿Les suena? Pues eso…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *