Wifi a velocidad de la luz

li-fi-580x351

Noticias ONDA3 | Agencias.- Una pequeña bombilla LED, la misma que se puede utilizar en su salón, dormitorio o cocina, puede ser capaz de transmitir la misma información que esas mastondónticas antenas de telefonía móvil. Esta tecnología puede dejar obsoleta las saturadas conexiones wifi, un sistema con el que millones de personas conviven desde hace una década.

Lifi. Ese es el invento llamado a revolucionar la conexión a internet y la transmisión de datos. Utilizando únicamente la iluminación, se espera que se puedan alcanzar velocidades medias de diez gigabytes por segundo. Es decir, que a pleno rendimiento podrías descargarte más de 30 películas en alta definición en un tan solo un minuto. El lifi fue parido en 2011. El padre de la idea fue Harald Haas, un investigador de la Universidad de Edimburgo (Escocia). «Cualquier fuente de iluminación podrá convertirse en un punto de acceso a internet solo con un microchip», asevera Haas.

A pesar de que este ingeniero puso en juego su descubrimiento hace tres años, no ha sido hasta hace unas pocas semanas cuando se ha podido poner a prueba para comprobar todo su potencial. Hasta el momento no se había encontrado un lugar adecuado para estos exámenes y todo se había limitado a pequeños bolos como el realizado en la feria CES de Las Vegas de 2012. Allí, utilizando dos teléfonos Casio -sí, existen-, se pudo comprobar cómo los terminales intercambiaban paquetes de información modulando el brillo de sus pantallas.

El lugar escogido ha sido un complejo industrial y empresarial de Tallín, la capital de Estonia. Los resultados marean: el lifi es básicamente cien veces más rápido de lo que puede ser el wifi. Ni más ni menos. Los test en los laboratorios se han saldado con una velocidad media de un gigabyte por segundo en la mayoría de ocasiones. Sin embargo, controlando todos los factores y con todos los elementos carburando al cien por cien se ha llegado a conseguir transmitir 224 GB por segundo. Una cantidad de datos similar a la que consume una plataforma como Spotify con 313.000 minutos de música en streaming.

Una de las grandes ventajas que señalan los expertos sobre el lifi es su seguridad. No hay que olvidar que la señala de los routers wifi son susceptibles de ser pirateadas, lo que permite a otros usuarios conectarse a tu red. La luz, a día de hoy, no atraviesa las paredes. Esto significa que la señal que emitan los puntos de conexión luminosos servirán solo para una estancia determinada y nadie que esté fuera de la habitación puede acceder a ellas, al contrario de lo que pasa con las ondas de radio.

En una casa o en una oficina, bastaría con colocar bombillas adaptadas en la red de iluminación para disfrutar de las bondades en todas las estancias o despachos. En la calle se podría instalar en las farolas o en los focos de los automóviles para poder intercambiar información entre los vehículos y así evitar accidentes.

Otra de sus grandes ventajas es que no interfiere en otros equipos como puede ocurrir con el wifi, el bluetooth o las redes móviles. Solo hace falta recordar los años que han tenido que pasar para que encontrar una solución que permitiese conectarse a Internet a diez pies de altura en un avión y aún teniéndola las compañías que ofrecen el servicio llegan con cuentagotas. Con el lifi este problema no existiría.

La luz y su potencia de transmisión también ha servido para crear un microprocesador hasta cien veces más potente de los que a día de hoy vemos en ordenadores y teléfonos móviles, entre otros gadgets.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *