Connect
To Top

XX Festival del Viento de la Ciudad de Valencia

Sólo el mar, el cielo y el viento ponen límites al vuelo de las cometas en la valenciana playa de la Malva-rosa.

Como cada primavera, el Festival Internacional de Viento Ciudad de Valencia llena el cielo de cometas, enormes o diminutas y de colores y formas indescriptibles. Este festival, de larguísima tradición, se basa en el dominio del hombre sobre el viento hasta el punto de crear arte.

La playa de la Malva-rosa de Valencia acoge la XZ edición del Festival Internacional del Viento Ciudad de Valencia. Durante dos días, las ligeras cometas de armazón plano, nacidas de la pasión de sus creadores coronarán el privilegiado y puro firmamento valenciano.

Los cachirulos van a sobrevolar el cielo valenciano durante dos días para realizar, ante la atónita mirada de los espectadores, intrépidas piruetas. También se han preparado otras actividades como los desfiles de estáticas, talleres infantiles para construir una cometa, jardines de viento, vuelos múltiples o por parejas y exhibiciones de cometas gigantes.

Los chinos son los inventores de las cometas, como también de la pólvora, el papel, la brújula o el ábaco, y todo hace más de dos mil años años. Pero volar la cometa en aquella época no es un pasatiempo, estos raros artilugios sirven a los habitantes de la lejana China para alejar a los espíritus malignos, para pedir abundantes cosechas o como elemento estratégico en las guerras. Más tarde, los comerciantes de sedas y especias extienden el arte de volar la cometa de China a Japón y a la India y de ahí al Mediterráneo y es entonces cuando se convierte en un pasatiempo.

Durante siglos las cometas han sido pájaros y otros animales, inventos del pasado y artilugios del futuro, gigantes y enanos, montañas y nubes, y han llenado el cielo de los colores del arco iris. Rojas, verdes, amarillas, cuadradas, redondas o rectangulares, las cometas pequeñas como la palma de una mano o enormes de más de 25 metros de largo siguen siendo un pasatiempo divertido que en primavera inunda el firmamento de color.

El festival, al que cada año asisten más de 60.000 espectadores, está decorado auditivamente con una producción programada en megafonía creada expresamente para cada evento y también para sus patrocinadores. En las diferentes exhibiciones la música y las velas crean sinfonías en el viento, hay performans que trasmiten cuentos fantásticos al espectador y también combate de cometas en una sincronía perfecta en el cielo.

Ven y disfruta de un evento atrevido y espactacular, en el que se aúna técnica, coordinación y materiales de última generación y aprovecha las leyes físicas en favor del espectáculo y del espectador. Un evento que también es creativo, en el que hay artistas que crean cuentos e historias alrededor del viento y que levanta pasiones. ¡Todos a volar el cachirulo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Fiestas