Y tú más

javier-furio-150x106
Por JAVIER FURIÓ GÓMEZ. Director de VLC-Noticias. Principal Webmaster.
Otra semana convulsa, con ‘dimes’ y ‘diretes’, con escándalos y corruptelas al aire, con acusaciones airadas de unos y el consabido ‘y tú más’ de los otros.

Y así, semana tras semana, en esta travesía en el desierto que Zapatero se negó a llamar crisis -aún chisporrotean los últimos efectos hilarantes de la ‘desaceleración económica’- y de la que Rajoy asegura que estamos saliendo… Que digo yo que se podría hacer mirar la vista, el hombre.

En la primera de diciembre le ha tocado el turno a la Agencia Tributaria y el trato supuestamente preferente -me van a permitir que me cubra con lo de ‘supuestamente’, que en este país funciona muy bien- a CEMEX, empresa de rancio abolengo y maestría en esto del ‘choriceo’, a la que se le ha perdonado un multazo de los que duelen lo suyo en el costado.

Y se abre el arcón de los recuerdos -ése que parecen ni conocer los políticos de uno y otro cuño- y me viene a la memoria aquella divertida época de los últimos meses / años de la carrera de Felipe González como presidente. Cada semana salía un nuevo escándalo al escaparate mediático, y cada uno más vergonzante que el anterior. La prensa se cebaba con los ‘Felipe’s men’ que daba gusto, un día y el siguiente también. Y mientras, el señor González toreaba las preguntas de los periodistas con una maestría que ríase usted de Enrique Ponce.

Lo de ahora se parece mucho, y casi casi con los mismos actores, pero en diferentes papeles. Pedrojota se ha montado al carrito de Prisa -que la economía está como está- y ahí anda toda la prensa dando sopapos a diestro y siniestro, a PP y a PSOE, al caso Bárcenas y a los EREs de Andalucía… Y como postre, una de corrupción monárquica. Y el pueblo, en su más estricta acepción, asqueándose cada vez más hasta el punto de las arcadas pre vómito.

Y es que lo del choriceo, el compadreo, el ‘no te preocupes que yo me ocupo de lo tuyo’, el ‘de esto nadie se entera’, no es que ahora se haga más, como tampoco lo fue especialmente en los tiempos de Felipe. Ahora ya tenemos para comparar y vemos que es igualito, casi treinta años después. Es inherente al político español, como el embestir al toro o el pitorro al botijo. Lo único que ocurre es que a veces, alguien lo cuenta con el altavoz lo suficientemente potente como para que se escuche en todos los rincones, y este fin de crisis -por lo que dicen, que yo aún estoy por ver ese fin- es una de esas veces.

Mientras tanto, el ‘tú más’ sirve para que la fidelidad de los afines aguante un poco más de tiempo sin resquebrajarse aunque, visto lo visto, a estos que llamamos políticos cada día con más asco, ya no se los cree nadie. Ahora hay un vacío que nadie llena, de momento. Dios quiera que no sea otro ‘patriota’ bajito el que lo llene… Porque bien nos enseña la Historia que en toda gran crisis, si aparece un ‘caudillo’ lo suficientemente listo, se lleva al pueblo al bolsillo. Y otros cuarenta años no, por favor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *