Yuksel Enverov y la danza oriental

10404317_525589637585422_168123865108481156_n

Noticias ONDA3 | Manuel J. Ibáñez Ferriol.- En el mundo occidental, tenemos la imagen de que los bailes como la danza del vientre, que ya son representados en los cuentos de las Mil y una Noches, eran bailados por mujeres.

Pero nuestro protagonista, Yuksel Everov, baila y se mueve sensualmente, con los ritmos orientales, inspirados en las largas noches del desierto, con elegancia, distinción y sensualidad, quizás el elemento más atractivo de los bailes orientales. Danzas como la de Salomé y los siete velos, son interpretadas por éste joven artistas y bailarín, que mueve sus caderas como nadie, marcando los ritmos que la música, sugerente y sensual le va comunicando.

Y quizás, lo más bonito, es el nombre artístico: Golden Boy. Tiene una razón: antes de salir al escenario, Yuksel pinta su cuerpo con pinturas sugerentes, a la vez que se llena de purpurina dorada, consiguiendo un efecto mágico, que a la luz de los focos, le proporcionará una serie de destellos, que acompañaran a la perfección éstas danzas orientales, mistéricas y llenas de pasión desértica.

Pero no solo Yuksel se dedica a éstos bailes y danzas orientalizantes, sino que además es modelo, siendo imagen de diversas marcas, a la vez que desfilando con ropa oriental e hindú. De padre turco y madre búlgara, corre por las venas de Yuksel, toda esa sensualidad de la que hace gala, demostrándonos que pese a su juventud, es una gran promesa dentro del panorama artístico de la danza oriental.

Su exquisita preparación, su sonrisa, y su tez morena, lo hacen candidato para desfilar en las mil y una pasarelas de la moda y la belleza, que no dejará a nadie indiferente. Un artista multidisciplinar, que va a dar mucho juego en las calurosas noches que se nos avecinan, por ser un artista de cuerpo entero, elegante, distinguido y lleno de las bendiciones de los aromas desérticos.

Posee un espectáculo propio, lleno de matices orientales, bien estructurado y definido. El repertorio que prepara en estos momentos, nos da la idea de la demanda de la danza oriental, que recorre salas de fiesta, espacios lúdicos y plazas y calles de nuestros pueblos.

Bienvenido sea Golden Boy, es decir Yuksel Enverov a nuestra cultura occidental, que tanto debe a la oriental.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *